28 / 04 / 2020

Personas mayores y Coronavirus: ¿Por qué son la población más vulnerable?

La Pandemia actual por COVID-19 aqueja principalmente a los mayores de 60 años, quienes representan en nuestro país el 90% del número de fallecidos, según las últimas cifras entregadas por el Ministerio de Salud. Dado su alto riesgo frente a esta enfermedad, el llamado es a quedarse en casa y hacer uso de las iniciativas que ha implementado el Municipio para ellos.

De acuerdo al comportamiento de la actual Pandemia por Coronavirus y su incidencia en relación a la edad de los pacientes, confirman que los infectados menores de 60 años corren un riesgo bajo – aunque no nulo – de fallecer a causa del COVID-19.

Las estadísticas se vuelven desalentadoras a medida que los pacientes envejecen. De hecho, las últimas cifras entregadas por el Ministerio de Salud, respecto del total de fallecidos por Coronavirus en nuestro país, señalan que cerca del 90% corresponde a mayores de 60 años.

Este grupo es considerado el más vulnerable frente a la enfermedad, tanto por el comportamiento de su sistema inmunológico frente al virus como a la mayor presencia de enfermedades de base que llevarían a agravar los cuadros de infección.

Cebe destacar que “los adultos mayores son particularmente susceptibles a las enfermedades respiratorias, las que pueden causar neumonía y otros síntomas como fiebre, tos y dificultad para respirar. Además, la posibilidad de complicaciones aumenta si es que tienen enfermedades preexistentes como hipertensión arterial, diabetes mellitus, enfermedad obstructiva crónica, insuficiencia cardiaca, entre otras patologías”, explica Alejandra Iturra, enfermera del Centro de Salud Familiar San Joaquín.

Dado su alto riesgo frente al COVID-19 el llamado de los expertos ha sido a que los adultos mayores permanezcan en sus hogares y eviten exponerse a posibles contagios.

“Es de gran importancia el apoyo que puedan recibir desde sus familias en estos momentos, así como la organización de grupos de voluntarios que puedan prestarles apoyo en sus hogares. En la comuna existe mucho adulto mayor que vive solo, por lo que se ven obligados a salir de casa para adquirir alimentos o realizar trámites, y eso es precisamente lo que debemos evitar”, señala Alejandra Iturra.

 

Iniciativas de Salud

Dentro de las iniciativas que ha impulsado el Municipio, a través de su Dirección de Salud, se cuentan la inoculación domiciliaria para adultos mayores, efectuada en el marco de la Campaña de Vacunación contra la Influenza, logrando contar con el 78.2% de cobertura para adultos mayores y el 76% cobertura para personas mayores de 80 años.

Adicionalmente, se está ejecutando un Plan de Entrega de Medicamentos a Domicilio, con el fin de asegurar que los pacientes adultos mayores con patologías crónicas no suspendan sus tratamientos y eviten asistir a los Centros de Salud en la búsqueda de ellos.

 

Cajas de Ayuda Social

Entendiendo el momento de crisis que atraviesa el país y con el objetivo de disminuir su impacto en la población de mayor riesgo, es que la Municipalidad inició la entrega de 1.050 cajas de mercadería a adultos mayores de la comuna.

Los beneficiarios corresponden a quienes pertenecen al Programa Vínculos o Programa Familias, a usuarios del Centro Diurno del Adulto Mayor o a quienes se encuentran en situación de dependencia por enfermedad.

“Quisimos llegar con ayuda a quienes están más vulnerables a la enfermedad. Hemos reiterado el llamado para que los adultos mayores se queden en sus hogares y recurran a sus redes de apoyo. Y, por supuesto, nosotros en el Municipio estamos disponibles para ayudarlos”, señala el alcalde Sergio Echeverría.

 

Nuevas rutinas

La actual Pandemia ha generado grandes cambios en la vida de muchas personas, especialmente, adultos mayores, quienes han debido hacer ajustes importantes en sus rutinas diarias desde marzo pasado.

Héctor Rojas, jubilado de 79 años, quien vive con su nieto y bisnietos, cuenta que para él ha sido complicado mantenerse en su casa, debido a que está acostumbrado a salir a conversar con sus vecinos o dar un paseo por el sector. Sin embargo, con el transcurso de los días, entendió la importancia de mantenerse en su hogar. “Ahora no voy ni a la feria, me quedo en la casa y en caso que me toque salir, uso mascarilla y guantes para prevenir. Busco en qué entretenerme, aunque no ha sido fácil”.

Nelly Martínez, de 85 años, quien vive con su esposo de la misma edad, explica que dobló las medidas de prevención, debido a que ambos sufren de diabetes y a su avanzada edad son considerados pacientes de riesgo. “Nosotros no salimos de la casa, mi hija nos ayuda con las compras y las cositas que nos faltan, porque solos no podríamos. Así que nos mantenemos encerrados y nos entretenemos con cosas de la casa o viendo TV, así que mientras esto dure, nos quedamos bien encerrados”.

Aunque no ha sido fácil y ambos adultos mayores saben que esto se prolongará por algunos meses, ven este cambio de rutina como algo necesarios para poder estar y compartir con sus familias una vez finalizada la emergencia.